Mercromina – Canciones de Andar por Casa (1999)

Our Rating

9

Tras la disolución de los míticos Surfin’ Bichos en 1994, aparecerían por un lado Chucho, capitaneado por Fernando Alfaro y Mercromina con José Manuel Mora (bajo), Carlos Cueva (batería) y Joaquín Pascual, convirtiéndose en el líder de una de las bandas más interesantes que ha dado el Indie de los 90.

Mercromina - canciones de andar por casa

Con su tercer disco Canciones De Andar por Casa, editado por Subterfuge, creo que encuentran su identidad propia liberándose de Surfin’, es sin duda un álbum mas sereno, menos oscuro y mas optimista que los anteriores, aunque el tema recurrente sea el intento de la recuperación del amor…. tal vez no sea su mejor disco, aunque contiene alguna de las mejores canciones que nos han dejado en sus 10 años de existencia, y merece una pequeña reflexión. Un disco que es la culminación de la experimentación con texturas y sonidos desestructurados, cuyas letras son mas accesibles, ampliado con nuevas ideas, con guitarras que pasan de la caricia a la distorsión, guiños de música electrónica y la ayuda de la Orquesta Sinfónica de Albacete en sus instrumentaciones.

Canciones de Andar por Casa es heterogéneo y en el conviven temas tan dispares como “Enciérrame” y “Lluvia”, en “Media Vida” juegan con la bossanova, con Nacho Mastretta como encargado de la sección de vientos, “Llamas” nos crea una atmósfera muy espacial…. y una de sus mejores canciones “Evolution” curiosamente coincidiría con el “Revolucion” de Chucho compitiendo en criticas ese año, pero el punto y aparte de este álbum es para el temazo encargado de bajar el telón del mismo, Vals de Ballenas, firmada por todos los miembros de Mercromina y en el que colabora Irantzu Valencia de La Buena Vida, en esta  canción encontramos una musicalidad y arreglos excepcionales, y sin dudarlo es uno de los temas más desgarradóramente hermosos que mis oídos han escuchado jamás.

Joaquín Pascual, es un músico con una sensibilidad extraordinaria capaz de crear maravillosas letras que cuando se escuchan son capaces de transportarnos a un particular mundo de enfermiza e inquietante belleza… por todo ello lo admiro. Me voy a hundir hasta el fondo del mar / dicen que allí todo vuelve a empezar / al escuchar vals de ballenas…