DMA’s – 12 de noviembre de 2015 (Melkweg – Amsterdam)

Que bandas como DMA's vayan creciendo en reconocimiento de crítica y público siempre es bienvenido. No solo por la calidad que atestiguan, sino porque de vez en cuando también está bien que los culturetas veamos como una de esas cien frases lapidarias que lanzamos cada año se cumplen.. Hace cerca de un año y medio vimos a los australianos en el festival London Calling y ya avanzamos el pelotazo que iban a pegar con su estilo mezcla de The Stone Roses y Oasis, así que había ganas de ver como habían evolucionado ahora que suenan en radios como XFM o la mismísima BBC..

BOO Seeka - Amsterdam Melkweg

Los teloneros de la velada eran sus compatriotas BOO Seeka, que ante una sala con menos de media entrada ofrecieron su extraña mezcla de electrónica, neo soul e incluso en algunos momentos Trip-Hop. Resultó extraña por las múltiples variaciones de estilo que había dentro de cada canción, acercándose por momentos a Wild Beasts o Glass Animals para saltar al segundo hacia sonidos más cercanos a Massive Attack pero con la voz de Cody Chesnutt.. En un show que por momentos resultó difícil de seguir ante la variedad ofrecida, destacaron "Kingdom Leader" y "Deception Bay", con los que el poco público congregado hasta se animó a bailar.

DMAs - Amsterdam Melkweg

Ante una sala ahora si llena, los grandes protagonistas de la noche arrancaron como un ciclón su breve pero intenso concierto. La acelerada "Feels Like 37" sirvió como pistoletazo de salida para un show que desde un principio iba a mostrar la evolución de la banda en los últimos 18 meses.. Acompañados por batería, bajo y guitarra extras, el sonido global sale reforzado en las canciones más "gamberras", pero sin embargo enmascara demasiado la guitarra acústica de Johnny Took, como sucede por ejemplo en la maravillosa "Your Low". Con hasta 4 canciones no publicadas en el setlist, el concierto se muestra como una oportunidad única de disfrutar de lo que nos pueden deparar los Aussies, aunque también sirve para disfrutar del lado más íntimo en temas como "Delete" o "So We Know", donde Tommy O'Dell coge todo el protagonismo. Sin embargo, resulta innegable que los momentos más memorables del show llegan con las canciones más StoneRoseras, como "Lay Down", o la traca final con "Laced" y el bis "Play It Out", con guitarras, batería y voces perfectamente sincronizadas. Esa sensación de inmediatez a lo "Trainspotting" que transmiten sus temas es lo que su público quiere, probablemente nostálgicos de tiempos mejores o a la espera de una nueva venida de viejas glorias Mancunianas como Ian Brown o Los Gallagher y cia..