Lowlands festival 2015 – 22 de Agosto 2015 (Walibi – Biddinghuizen)

El segundo día del festival tenía en sus primeras horas como protagonistas los shows de José González o la sensación local Rico & Sticks. Sin embargo, la gran sorpresa fue la sueca Seinabo Sey, que pese a disponer de solo 2 EP en el mercado, se metió al público en el bolsillo con su gran voz y un espectacular atuendo rojo brillante. Además de los temazos "Younger" o "Pretend", destacó una versión acústica de "Rather Be" de Clean Bandit, demostrando que los elogios de los últimos meses son merecidos y que el primer disco de su carrera será una de las sensaciones del proximo 2016. La vuelta al escenario principal nos traería el concierto más divertido y animado de todo el festival de la mano de FFS, la excelente fusión de Franz Ferdinand y Sparks. Al igual que sucede en el álbum, el equilibrio entre los estilos de las dos bandas es perfecto, destacando la unión entre los falsetes de la voz de Russell Mael con los tonos graves de Alex Kapranos. Así se sucedieron sin pausa "Take Me Out", "Michael", "Do You Want To", "My Way" o "This Town Is not Big Enough For Both Of Us", que hicieron las delicias de una carpa que cayó rendida a sus pies tras 50 minutos de concierto, con la impresión de haber vivido el mejor show del festival.

FFS - Lowlands 2015

Con la emoción todavía en el cuerpo, nos encontrábamos de nuevo con los británicos The Bohicas tras su concierto en el pasado London Calling donde nos dejaron un sabor de boca agridulce por su falta de fuerza. 10 meses después, su concierto fue algo mejor, demostrando más garra y tablas gracias a unas distorsiones y una batería con mucha potencia, con un temazo como "XXX" capaz de hacer saltar a todo el público desde el segundo 1, pero con lagunas de intensidad y conexión con el público que dejan una sensación de quiero y no puedo. Todo lo contrario que la joven danesa , autora del tema del año "Lean On" con Major Lazer y una de las grandes promesas de la música indie femenina junto con Grimes o FKA Twigs. Su show, eminentemente pop, se sustenta sobre grandes canciones como "One More", "Walk This Way" o su versión del tema de Frank Ocean "Lost", además de en el carisma y la puesta en escena de la joven nórdica, que no para de bailar con ritmos asincopados que hacen moverse su interminable coleta, para deleite de los fotógrafos. En cuanto tenga un setlist con más canciones que eviten los leves altibajos de la actualidad, su show será sin lugar a dudas espectacular.

MO - Lowlands 2015

Tras la tormenta siempre llega la calma, y quizás en esta ocasión fue excesiva. La inglesa Lianne Le Havras ofreció un show correcto y con buen sonido, pero carente de emoción en el global. Su propuesta, mezcla de soul y folk, gozó eso si de un gran respeto por parte de una carpa que se fue llenando hasta la bandera a medida que acababa el show de los ídolos locales De Jeugd Van Tegenwoordig, demostrando que el tirón de la británica por estas lares, donde su segundo album Blood ha llegado al número 1 de ventas, es innegable. Pequeñas píldoras como "Midnight" y "Never Get Enough" supusieron un soplo de aire fresco, pero también un oasis en un concierto demasiado plano. Todo lo contrario pero con similar resultado se podría aplicar a sus compatriotas Bastille, que pese al exceso de energía derrochada con continuos saltos y movimientos entre instrumentos, se olvidaron de que lo más importante en un show continua siendo interpretar canciones.. Todo lo bueno de su disco de debut se desvanece en un show que parece prefabricado cual videoclip para la MTV y en el que ni siquiera sus grandes éxitos "Pompeii" o "Things We Lost In The Fire" consiguieron salvar un concierto cuyo único atractivo fue escuchar temas nuevos como "Snakes" o "Hanging".

The Chemical Brothers - Lowlands 2015 (3)

La carpa Heineken nos esperaba de nuevo con una de las bandas con mejor directo del mundo, los americanos Hot Chip, y confirmando las mejores expectativas, se marcaron uno de los shows del festival. Con ese sonido disco que tan bien dominan, liderados por el carismático Alexis Taylor y el excelso Joe Goddard, el concierto fue de menos a más, dejándonos unos 20 minutos finales impresionantes donde pudimos disfrutar encadenadas de "Ready for the Floor", "I Feel Better" y una gran versión del "Dancing in the Dark" de Springsteen con la colaboración de Alex Kapranos de Franz Ferdinand en las voces. El último concierto de la noche iba a ser la "rave" que el dúo de Manchester The Chemical Brothers ofreció en la carpa principal ante un público poco exigente que disfrutó con los grandes éxitos de los británicos. Tras un inicio arrollador en el que sonaron "Hey Boy Hey Girl", "Do It Again", "Star Guitar" o la reciente "Go", el ambiente decayó demasiado con temas más desconocidos para el público general, que solo volvería a vibrar cuando ya casi en los últimos minutos sonasen "Galvanize" y "Block Rockin' Beats". En global, un espectáculo muy sólido poco apreciado por el público, que solo esperaba una fiesta similar a la de cualquier discoteca en fin de semana y que no supo valorar a unos de los mejores The Chemical Brothers en directo de los últimos años, que unieron a su ya habitual espectáculo de luces y pantallas una linealidad musical que habían abandonado en la pasada década.