Najwa – 14 de Marzo de 2014 (Ocho y Medio – Madrid)

 

Najwa - Ocho y Medio Madrid 2014La polifacética artista Nawja apareció el pasado viernes en una sala de la capital madrileña, un mes y medio después de publicar su sexto álbum en solitario, y tras el golpe de efecto producido por su portada en la revista Interviú tal y como llego al mundo en la edición del 10 de febrero. Su sexto disco en solitario, Rat Race, muestra una electrónica distinta, que nos ha sorprendido ante lo que la artista navarra nos tiene acostumbrados. De la mano de Matías Eisen y Didi Gutman, nos ha enseñado su versatilidad y que el romanticismo de su último trabajo solo fue un espejismo que nos reproducía una pequeña parte de su sentido musical.

La sala Ocho y Medio (antiguo But) de la calle Barceló arde y sus alrededores se llenan de gente formando una serpiente de gente que zigzaguea dando la vuelta por la calle Larra. El DJ Set del integrante de Brazilian Girls, Didi Gutman, calienta el ambiente con una electrónica digna de dar entrada al espectáculo que cada concierto de Nawja genera. Se hizo esperar la aparición de la protagonista, lógico ante la cantidad de gente que aun esperaba en las puertas de la sala. Justo cuando entre los asistentes hace su aparición Carlos Jean, antiguo compañero musical de la actriz, el resto de la sala se empieza a inquietar ante la posibilidad de que el concierto arranque en breve.

Najwa - 2014 Ocho y Medio Madrid

Finalmente se apagan las luces, suenan las primeras notas del sintetizador de Didi y con el tema Dear Good la tenebrosidad se hace presente en la sala, para posteriormente saltar al escenario Najwa como si de una aparición angelical se tratase. A partir de aquí nos encontramos con un cantante totalmente opuesta a lo que acostumbraba en los últimos años, que alterna los gritos con partes mas pausadas y muestra una energía nunca vista en sus actuaciones. El ambiente de la sala empieza a rugir con los primeros acordes del single de debut de este nuevo disco rompedor en el estilo de Nawja, Feed Us, en la que el público corea con ella el estribillo hasta el grito de “Mother Fucker”, destacando especialmente los teclados y las partes de la canción que son habladas ofrecen un recital de energía que se transmite a los asistentes con unos acordes muy bailables. La angustia que genera la canción Timeless, un temazo iniciado con unas rimas rapeadas, para tratar con la revelación del tiempo y las limitaciones que el reloj nos enseña, es transmitida de manera excepcional en un tema cuya armonía entre los arreglos electrónicos, y la interpretación de la actriz, consiguen el objetivo claro de inculcarnos la sensación de no tener tiempo para lo que queremos.

Najwa - 14 de Marzo de 2014 Ocho y Medio - MadridLos temas de su nuevo LP van sonando uno tras otro de manera alterna a como lo hacen en el disco hasta que las señales apuntando al oriente próximo, y unos marcados beats electrónicos nos llevan al caótico tema Rat Race, que ademas de dar nombre al disco, hace que la pista baile de manera automática, con una figura en el escenario que nos rememora en sus movimientos a una versión rubia de Uma Thruman en Pulp Fiction. Retumbando constantemente la energía contagiada con este tema, llegamos al punto álgido del espectáculo. Saltando y empezando a subir el volumen como en un trance final, tras la insistencia del público que corea su vuelta al escenario, caemos en la tentación de la necesidad más básica de ponernos el Pijama, una base electro muy cuidada, un estribillo simple, pero con una carácter que todo el público gritaba, contoneos excéntricos, los teclados con las notas infantiles, y ahí está ella con su estilo, haciéndose con el público coreando las palabras claves “Room Bed Pijama”. El final del concierto manteniendo el ritmo constante de la actuación llega con Heroic Mood, en el que Nawja quitándose el personaje, se deshace de la peluca rubia, despidiéndose de su público con un baile digno del mito que para el sexo masculino ha sido y vuelve loco al foro con una buenísima ovación. Concierto si, espectáculo siempre, acostumbrados a la excentricidad de la artista, con un directo impecable y ambientazo en la sala.

Las fotos que acompañan este artículo son propiedad de Gema Temprano de Cabina Pop